Etiquetas

Título

LOS VIAJES DE OSCAR: Blog de viajes, fotografía y video

PLACES VISITED in red (planned in blue)

COOK ISLANDS 2017 july


Archipiélago formado por unas 15 islas en medio del remoto triángulo polinesio del Pacífico sur. Se habla el maorí en todas ellas, y existen bastantes dialectos. Es un país en libre asociación con NZ desde 1.965, quien se encarga de sus relaciones exteriores.

Un entorno privilegiado, en un ambiente totalmente “laid-back”. Encontrarlas en un mapa cuesta un poco…
Destino interesante "per se", sí diré que conviene pegarle algo antes y/o después. Por su aislamiento y precio, su encaje ideal sería el provocado por una escala natural de vuelo.

Si su capital e isla principal, Rarotonga, con 32 km de costa, es muy bonita (con montañas y una vegetación increíble), virgen y poco poblada, la bomba fue atrevernos a ir 4D-3N a Aitutaki, a 220 km y 40 min. en avioneta, considerada por muchos como la isla más bonita del Pacífico (con tanta “competidora”…) y una de las lagunas más espectaculares del mundo, en forma de triángulo y salpicada de motus (pequeñas islitas): creía haber visto cosas parecidas en otros viajes, pero he de decir que Aitutaki marca la diferencia.




Dejo un video de este impresionante destino.

COOK ISLANDS:

Y ahora cuento mi experiencia...
“Sacrificar” 8 dias en NZ para ir dos a Hong Kong y seis a Cook, compensó absolutamente. Air New Zealand hace escala en Cook de vuelta al mundo y además así ganamos un día “extra” (salimos de Auckland un lunes a las 8,45am, y tras 3,5h. de vuelo, llegamos a Rarotonga en domingo a las 14,30h., para flipar bastante).


Nos pareció una especie de miniatura de Tahití. Interior escarpado y con una densa selva tropical, con una cristalina laguna azul (Muri Lagoon). Las vistas aéreas de la isla muestran una isla preciosa, aunque no tanto desde el interior.
Pese a ser época seca, poca gente en esta época del año, por suerte, aunque menos aún en Aitutaki.



Los meses más secos en Cook son de Abril a Octubre, con una media de 25-28 grados. En otras épocas hace más calor, llueve más y hay riesgo de ciclones. La decisión de ir ahora estaba más clara...

Los lugareños (“cookilanders”) tienen una identidad única, entre polinesia y europea….y vimos que las mujeres tienen de verdad mucho “carácter”. Aprendimos algunas palabras como:

Kia Orana!: Hola, bienvenido,…es como el famoso “Pura Vida!” de Costa Rica.
Meitaki: Gracias
Meitaki ma'ata: Muchas gracias
Ka Kite: Hasta luego.
Kia Manuia: Buena suerte
Aere Ra: Adios



RAROTONGA (2D/2N)




Alquilamos un coche para dos días (un "robo": 70 eur/dia, aunque era gigante: 8 plazas!) con Rarocars para no perdernos nada y no desfallecer en una bici cutre y por carreteras no bien asfaltadas, si bien la isla era pequeña y manejable (dabas la vuelta entera en 45 min.). Pena que solo tenía yo carnet de conducir (si no, dos motos hubiesen sido mejor opción).
El coche estaba en el aparcamiento del aeropuerto, con las puertas abiertas, un cartel con mi nombre y la llave debajo de la alfombrilla del conductor. Velocidad máxima 50 km/h en toda la isla.

El hotel Kura’s Kabanas (http://www.kkabanas.co.ck/) algo flojo, pero barato (unos 80 eur/noche).
Aunque estaba muy cerca de Muri Beach, la zona más "aclamada" de Rarotonga, estaba un poco descuidado y no te podías bañar en marea baja. Por la noche todo a oscuras, aunque la habitación que nos dieron era un 1er piso, las vistas eran mejores y tenía una enorme terraza en la que pudimos degustar relajadamente otro de los blancos que compramos en las bodegas de Marlborough Sounds, NZ. Tuvimos que comprar unos bonos de wifi, pero era tan lento…

Ciertamente, y todo depende de lo que conoce cada uno, he de decir que hemos viajado a lugares objetivamente más interesantes que Rarotonga que, aunque espectacular, pienso que puede estar algo sobrevalorado como destino y que desde Europa no se justifica una escapada "solo allí", por distancia y por precio, salvo que vivas en NZ, un capricho especial, o una oferta muy rabiosa de vuelos, como por ejemplo la que me permitió en enero 2010 hacer un Bilbao-Papeete (Polinesia francesa), todo con Air France, para estar allí solo 9 días. Aquello sí que fue un chollo, aunque también una locura.

Pero desde luego, si visitas Cook Islands, interesa ahorrar y hacer el esfuerzo de conocer Aitutaki, destino caro y por tanto "afortunadamente" disuasorio: va muy poca gente y su oferta hotelera es muy limitada.

En Rarotonga nos movimos mucho en coche y visitamos bastantes garitos por toda la isla (algunos muy buenos como el Wilson Bar, donde vimos una preciosa puesta de sol con una relajada música en directo a cargo de Kura Happ, una famosa cantante local, deliciosa en plan Jack Johnson o Donavon Frankenreiter). Se podía, pero no quisimos, hacer un trekking sencillo por las montañas y contemplar unas vistas chulas...

El famoso mercadillo estaba cerrado por coincidir domingo y lunes, y las tiendas no merecían la pena. Poca cosa, la verdad. No nos pareció que el turismo fuese de alto nivel, como nos imaginábamos. Vimos el "Night Market" de Muri Beach, estaba a tope de gente cenando en mesas rodeadas de puestos de comida local casera.

El ambiente general, eso sí, muy tranquilo y relajado. Como el famoso "Fiji time"...


Algo que llamaba mucho la atención, tanto en Rarotonga como en Aitutaki, era la gran cantidad de cementerios, en la misma costa entre las palmeras o más al interior, pequeños y grandes, aislados, pero también en fincas privadas...junto a las casas.





Dejo un enlace con un video precioso de Rarotonga, grabado con dron, que he encontrado en YouTube. y que con seguridad puede compensar mi impresión de esta isla, que no me pareció demasiado interesante y puede salir perdiendo en bastantes comparativas mucho más accesibles...dentro de su misma liga "teórica", claro.


AITUTAKI (4D/3N)

Despegamos a las 8am con Air Rarotonga (billetes reservados 4 meses antes) en una avioneta de dos hélices y 35 plazas, que iba medio vacía. El embarque en este aeropuerto (de juguete) fue el más rápido del mundo, no llegó ni a 15 segundos. Increíble, entregar las maletas y "chis-pum".


La aproximación (vuelo de 40 min.) nos mostró un paraíso de una belleza extrema. Allí se vive al borde del mar.
La verdad es que visitar las Islas Cook sin Aitutaki en mi opinión queda muy cojo. Pero todo es caro: la avioneta y los dos hoteles, lo cual puede resultar disuasorio.
Horror, nos recibieron con flores en el aeropuerto de Aitutaki (construido por militares de USA en 1.942), cortesía del 1er hotel.

Con solo unos 2.000 habitantes (la segunda mayor isla de Cook), Aitutaki está muy alejada de las rutas turísticas más convencionales, y por espectacular y desconocida se nos ha grabado en nuestra retina: un capricho de la naturaleza, un regalo para la vista en un diminuto punto del Océano Pacífico.
Con un clima idílico, tienes garantizado estar rodeado de un azul indescriptible, con un arrecife de coral que protegía la laguna de olas de 2-3 metros, y una arena tan blanca como el nácar.


Rompe los esquemas cuando, mirando hacia atrás y pensando en otros lugares vírgenes parecidos que he tenido la fortuna de ir conociendo hace ya años (y por tanto supongo que algunos "menos explotados" que en la actualidad), uno se da cuenta de que Aitutaki hace podium. 

Recuerdo Polinesia Francesa (Moorea y Bora Bora), Fiji (4 islas), Seychelles (3 islas), Maldivas, Madagascar (el Mar Esmeralda y Nosy Iranja), Panama (Bocas del Toro y San Blás), Venezuela (Los Roques), Colombia (Providencia), Malasia (Perhentian), Brasil (Morro de Sao Paolo y Fernando de Noronha), Cuba (Cayo Largo) o Filipinas (El Nido), aunque esta última no debe ser ya lo que era...

Muy poco explotada, Aitutaki para muchos no es sino una carísima excursión “de día” desde Rarotonga, si te lo puedes permitir.

Ante lo visto y todo lo leído sobre Aitutaki en algunos blogs, y tras el acierto con Nosy Iranja (desde Nosy Be, en Madagascar, en un caso casi idéntico: isla pequeña cerca de isla grande) no nos lo pensamos y fuimos a Aitutaki 4 dias (tres noches) a dos hoteles diferentes para poder conocer menor la isla: los únicos reservados con Agoda a unos precios menos caros que otras agencias y más asumibles. Precios no obstante muy elevados aunque entendibles por la exclusividad. Tanto, que llevamos de NZ todo el vino que pudimos para beberlo cómodamente en los porches de las cabañas…y hasta una botella de Martini rojo que siempre llevamos a todos los viajes (bueno, esto es un clásico en todos nuestros viajes) y que reservamos para marianitos en Aitutaki. Jaja, pareceremos alcohólicos!.

Dos noches en el Etu Moana Beach Villas
(http://www.etumoana.com/en.html?gclid=CJLVhYqvi9QCFQ4R0wodaTQA8w) un hotel que nos encandiló desde el principio. Llegamos al hotel a las 9,30am, donde nos sorprendió que nos permitieran hacer el check-in de inmediato. La propietaria del hotel estuvo encantadora y fue como entrar en su casa. Un lujazo.

No daban comidas ni cenas, solo desayunos, pero el bar estaba abierto para servirte lo que quisieras y lo apuntabas en una libreta. Cuidaban todos los detalles y los empleados eran encantadores, te llamaban por tu nombre.
La habitación impresionante (tenía de todo, cocina, nevera, tostadora,…y hasta ducha exterior). Y la playa –practicamente desierta- nos brindó un snorkel muy bueno (en kayak, hasta casi el arrecife) y unas puestas de sol impresionantes.

 

























Las noches estrelladas, sin ninguna contaminación lumínica, el silencio y una temperatura de 24 grados, eran todo un espectáculo tumbado en las hamacas…



Vimos gran parte del este de Aitutaki en bicicleta (gratuitas), desde el Hotel Etu Moana. Y recorrimos en barco la laguna de Aitutaki (de 12 x15 km): la actividad más famosa es tomar una excursión por la laguna consistente en pasar un día entero en lancha, haciendo paradas en 5 islas, comiendo de BBQ y haciendo snorkel en 4 puntos.

El “island-hopping” de toda la vida!. Incluso cruzamos de una isla a otra andando por el agua…lo que nos dejó atónitos y que solo había podido experimentar en Nosy Iranja, Maldivas y Puerto Rico.

Debo decir que, con todos los island-hoppings que hemos hecho en toda nuestra vida (y han sido muchos), éste fue quizás de los más impresionantes: el snorkel era muy bueno, y mucho más interesante haberlo hecho en una lancha pequeña de 10 plazas que en el famoso y turístico Vaka Cruise, enorme catamarán de 30 plazas (el que recoge a la gente que visita Aitutaki en un día) que viene a hacer lo mismo, sin tanto snorkel, saliendo desde otro punto de la isla, y donde hasta te cantan. No nos pasemos!.





Las enormes piscinas naturales, cristalinas y de muchos tonos de azul, plagadas de peces (algunos gigantescos) y los corales (algo dañados por los ciclones) fueron un espectáculo insólito. Nos hablaron de una visibilidad de 30m. en estas aguas.

No pudimos ver ni tortugas ni ballenas, pero vimos unos corales púrpura muy llamativos y, lo más llamativo, unos peces negros enormes (uno me mordió la Gopro y dejó marcas de sus dientes en la carcasa, con un buen susto por la violencia del mordisco…justo les estaban tirando comida desde la lancha y se me ocurrió meter el palo al agua para grabarlo. Incauto!).








Un dia fuimos en bici a comer en el cercano y lujoso Pacific Resort (el más caro de la isla, con un piscina espectacular) y otro cenamos en el Tamunu Beach, al que llegamos andando por la arena desde nuestro hotel con las linternas de los móviles. Muy bien, la comida siempre deliciosa.



Finalmente la última noche (aunque fueron dos días!) la pasamos en el afamado Aitutaki Lagoon Resort and Spa (http://www.aitutakilagoonresort.com/), en una islita a la otra punta de Aitutaki: justo frente a la laguna y al que se accedía en un barco del propio hotel, cruzando un estrecho canal.


Nos tocó la lotería: teníamos la habitación más barata y nos dieron una muy mal situada pegando al embarcadero. Pedimos un cambio y nos hicieron un upgrade a la más cara: una enorme “over-water” de unos 800 eur la noche. La primera de la foto.  
Las vistas, y la propia habitación eran todo un lujo. Aquí desde luego he "tocado cielo" y quizás esto promete ser irrepetible, tanto por el hotel como por un entorno tan sublime e infinitamente paradisíaco: como un póster de aguas turquesas.






















En algunos puntos de la laguna, frente a la cabaña y atravesando a nado un canal de unos 20 metros, llegabas a una zona donde no cubría más de 40 cm., y podías ir lejísimos andando.

Para rematar, el hotel nos permitió un “late check-out” y dispusimos de la habitación hasta las 18h. antes de tomar la avioneta de vuelta a Rarotonga a las 19h., esta vez de solo 15 plazas y algo desvencijada.



De interés: un restaurante local: Aitutaki Village (frente al Aitutaki Lagoon Resort Spa). La hamburguesa (recomendada por otros bloggeros) es impresionante y se cuenta con una de las mejores vistas de la laguna. Me saqué una foto con las camareras, vaya cracks!





Ya de vuelta en Rarotonga, teníamos casi 5 horas antes de tomar el vuelo con Air New Zealand a Los Angeles, por lo que nos fuimos un buen rato, arrastrando las pesadas maletas, a una terraza cercana a beber la última botella de blanco Sauvignon Blanc de NZ, lo que nos sirvió para recapitular y reposar este impresionante viaje de 3 semanas que nos había parecido mes y medio. 

Comentamos las mejores jugadas y concluimos que puede haber sido el mejor viaje que hemos hecho hasta la fecha…aunque no nos podíamos olvidar de otros viajes tan gloriosos como el de Myanmar, Madagascar o Sri Lanka. Es ese tipo de conversación relajada en la que a uno le brillan los ojos.


Pero la sorpresa final del viaje vino cuando, en el diminuto aeropuerto de Rarotonga, fuimos a facturar las maletas tras haber esperado a ser los últimos y así evitar una cola larguísima de turistas norteamericanos.
Casi me da un infarto cuando en el mostrador de embarque nos dicen que no pueden darnos las tarjetas de embarque porque no hemos sacado el ESTA (visado para entrar en USA) y por tanto no les autorizaban a que subiésemos al avión.
Yo no sabía que, para una simple escala de 3h. en L.A. era necesario ese visado, que ya sacamos en viajes anteriores como NY y Miami. Pues bien: nos hicieron pasar a las oficinas para que sacase urgentemente los visados por Internet para los tres. Un proceso que tardé en hacer una media hora que me parecieron 3h.. Y que hizo que el avión (con casi 300 pasajeros) nos tuviese que estar esperando. No me he visto en otra igual. Muchos nervios, presión ante el teclado, muchos datos a introducir, caras de circunstancia entre los empleados de AirNZ y cierto pesimismo. Pagué con tarjeta y esperamos otros 5 min. a que dieran el ok por pantalla. Increíble, en cuanto aceptaron la entrada, la máquina imprimió on-line las tarjetas de embarque. Final feliz, pero ufff me temblaba todo, qué presión. No hemos corrido tanto en la vida por la pista de un aeropuerto. Allí no hay fingers!!

El paso por la aduana del aeropuerto de L.A. (tras un vuelo de 8,30h.) fue un caos y un infierno, dos horas de cola en Inmigración. Fue inhumano y la gente estaba muy indignada.
El vuelo a de L.A. a Londres, también con Air New Zealand, salió sin problema (9,30h.) y tras una escala de 2h., el domingo 16 de Agosto tomamos el definitivo Londres-Bilbao (2h.) con British Airways, culminando así la vuelta al mundo.

Todavía sigo hoy pensando lo bien que nos salió todo finalmente (frente al drama de haber perdido todas las conexiones de vuelta), el pedazo de viaje que nos hemos cascado y lo bueno de haber esperado tantos años a viajar a NZ y Aitutaki porque si se conocen muy al principio, posiblemente -tras tocar el cielo viajero- después todo sería inevitablemente comparado con aquello. Una experiencia de verdad alucinante.

Dejo de nuevo el video de Cook Islands, desde luego con más "metraje" dedicado a Aitutaki que a Rarotonga.
https://youtu.be/LH2_xjcDF-Q

Y si lo deseas, pulsa en algún link para ver el resto del relato de este viaje.

HONG KONG

NEW ZEALAND

INTRODUCCION

2 comentarios:

  1. Muy bueno el post, qué maravilla de sitios aún sin explotar y sólo al alcance de unos pocos. Por casualidad, mientras estábais allí yo leía el libro del viajero http://jorgesanchez.es/ "La vuelta al mundo por los mares del sur" que toca lugares muy cercanos a las Islas Cook . Me habéis dado más envidia si cabe. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, me alegro mucho de que te haya gustado el post.
    Son lugares muy especiales y, aunque "no haga falta" irse tan lejos para disfrutar y desconectar, Aitutaki, como algunas islas de Fiji y o Bora Bora en Polinesia Francesa, son destinos únicos y muy especiales cuyo viaje vale realmente el esfuerzo de llegar hasta allí.... Para los que no alcancen a llegar, recomiendo Madagascar y, en especial, Nosy Iranja.
    Abrazo

    ResponderEliminar