Etiquetas

Título

LOS VIAJES DE OSCAR: Blog de viajes, fotografía y video

PLACES VISITED in red (planned in blue)

ZANZIBAR (TANZANIA) 2018 december

La isla de Unguja (en Zanzibar) está rodeada de las cálidas y transparentes aguas del océano Índico, bordeadas por arrecifes y en medio de una espectacular visión de azules turquesas e impactantes playas con enormes palmeras y arena blanca y suave.

Manadas de vacas al amanecer por la arena, dhows (barcos de vela tradicionales) y mujeres recolectando algas durante las extremas mareas bajas, conforman una costa Este muy especial y con un encanto visual que roza lo extraordinario.

Si piensas que exagero, espera a ver algunas fotos y el vídeo del viaje.

A las playas del Norte, ciertamente muy espectaculares, menos ventosas y sin mareas extremas, solo les sobra la mitad de los hoteles y de los turistas…. 
Un viaje para recargar pilas. Ya tocaba, tras Benin, Irán y Estonia en 2018. Además, es posible que haya sido el más especial de los que he realizado hasta ahora. Pero no tanto por el destino sino por la compañía.

Impagable. Regresar por sexta vez a mi querida África negra, y hacerlo con mi hija, mi hermana... y mi madre (78), nunca antes juntos los cuatro en un viaje, ha sido una experiencia tremenda y absolutamente inolvidable, que ha trascendido al propio destino, con grandes momentos y no pocas emociones en una isla muy islamizada y con un sinfín de influencias y culturas fusionadas. Digno de ver y disfrutar.

Me he sentido "guía" con mi propia familia, pendiente de todo y de todos, y me ha molado!. Un recuerdo único e imborrable.


Como los cruceros me repelen y queríamos "calorcito", traté de buscar un destino exótico satisfactorio para todos (siendo algo "egoísta" para evitar el riesgo de un “downgrade” en mi bitácora de viajes) pero con mi madre como principal referencia. Tras un par de meses de “cocina”, fui centrando el tiro: sin duda había que ir a África. 

Por suerte descarté Isla Mauricio (demasiado afrancesado, más caro y creo que menos interesante) para decidirme por otro lugar del Índico africano: Zanzibar, que reconozco me fue interesando a medida que fui indagando en algunos blogs de viajes. Y es que mi hija y yo ya conocíamos las costas de Seychelles, Madagascar (Mar Esmeralda, Nosy Be) y Mozambique (Vilanculo, Tofo, Bazaruto), pero no quería repetir… aunque cualquiera hubiese sido cañón, sobre todo Madagascar, un país increíble.


Unguja (Zanzibar) es interesante de conocer per se.
Una gozada de destino que nos ha permitido a mí y a mi hija (de 20 años y experta viajera con más de 50 países a su espalda) "mostrar" a mi hermana y a mi madre –conocedoras al detalle de todas nuestras aventuras- cómo se viaja en África disfrutando de cada momento vivido... las carreteras sin asfaltar, el mar, los barcos, los mercados, la gente, las aldeas, los amaneceres, las puestas de sol, la tranquilidad, el “contacto” con lo local... y cómo no, las entregas de material solidario, siempre tan impactantes y emocionantes: primeras lágrimas. Normal.

Gracias a muchos amigos, llevé casi 50 kg de material para su reparto directo en varios puntos de la isla: ropa, juguetes y material escolar. Momentos inolvidables. Visitamos también una ONG que enseña a mujeres a trabajar en diversas actividades. Muy interesante. 

Un planazo de viaje (10D/9N) que comenzó el 23/dic y cuyos vuelos y hoteles reservé ya en Junio, pese a lo cual no puedo decir que haya sido un viaje barato: ni aerolíneas ni hoteles ven necesidad de bajar precios aunque contrates con antelación, pero además los van subiendo gradualmente. La justificación de anticiparse solo es no encarecerlos más y, sobre todo, conseguir plazas. Allí, las Navidades es temporada rabiosamente alta.

Tanzania es muy conocida por sus safaris en fabulosos parques nacionales (destacando el del Serengeti) llenos de fauna salvaje africana e insólitos paisajes, pero ahora no tocaba. Aunque me encantan los reportajes de animales, los safaris no me ponen demasiado (ya hice uno en Mozambique, y bueno), en fin, también son excesivamente caros… y prioriza otras experiencias.
Tanzania también ofrece al viajero un ascenso al remoto aunque accesible Kilimanjaro, que con 5.892m es el techo de África: una montaña cubierta de nieve en el Ecuador, un océano de verde bosque rodeado de sabana. Pudimos fotografiarlo durante el vuelo de Nairobi a Zanzibar. Emocionante.

Focalizarnos en el archipiélago de Zanzibar, perteneciente a Tanzania, y más concretamente la isla de Unguja, era a priori pensar en un destino muy propicio para una ocasión especial y, aunque reconozco cierto “temor” previo a que fuese una experiencia demasiado turística y sin magia suficiente, por el diseño del viaje ha resultado ser vibrante y un gran acierto: mi madre, mentalizada, muy animada, segura, atrevida y adaptada en todo momento, ha posibilitado -con algo de esfuerzo- el completar una hoja de ruta muy poco convencional para ellas. Por ello, no puedo sentirme más orgulloso y satisfecho, porque he visto a mi madre y a mi hermana con una madurez viajera inusitada.

En esta ocasión, y por lógica, con menor nivel de improvisación que en otros viajes, pero como siempre por nuestra cuenta y con un itinerario (3 alojamientos diferentes en A+D, y planes/excursiones diarias privadas) preparado para sacar chispas a una isla que hemos intentado exprimir para comprobar lo que puede dar de sí, más allá de ser la clásica "extensión" de 2-3-4 días para aquellos que viajan a Kenia o a la Tanzania continental a hacer safaris y/o trekking y solo buscan en Zanzibar "playa y relax" antes de regresar a sus países.

Respetable. Cómo no. Pero esto viene a explicar bastantes comentarios incompletos o equívocos sobre Zanzibar en webs, foros y redes sociales, escritos por turistas que quedan horrorizados cuando salen 10 metros fuera de sus resorts de 5* y describen estupefactos cómo vive la gente, o cuando viajan en su "Van" de cristales tintados del aeropuerto a su hotel y dicen estremecerse al ver las condiciones de vida.
Esto es África, amigos! (no me hagáis hablar): como en todo el África negra, los contrastes sociales ciertamente son alarmantes, quizás más aún por un hecho diferencial en Zanzibar: es un lugar más turístico que otros, lo que puede acrecentar cómo se visualiza la brecha social desde posiciones de turista nobel.

En cualquier caso. Comprobado. Zanzibar es más que sol y playa. Además de referente turístico en el océano Índico, cuenta con historia propia y diferente de la de Tanzania. Y amerita, sin complejos, ser un destino en sí mismo y no ser solo una "extensión".

En nuestro caso, en 10 días y 10 noches, esta isla ha colmado casi todos los flancos que íbamos buscando: seguridad, playas solitarias, aventura, autenticidad, descanso, aislamiento, historia e historias, pescadores, vida local, y ayudar con intensas experiencias solidarias.

Tenemos de Zanzibar muchas imágenes grabadas en nuestra retina con lugares “mucho más asombrosos” de lo que yo mismo, siendo sincero, realmente me esperaba. 

Ha sido una super-experiencia y la eclosión de una abuela aventurera de 78 años a la que hemos visto con mucha satisfacción cómo la gente local siempre le ha ayudado con cariño (“pole-pole, bibi”, despacito abuela) y le ha sonreído (“hakuna matata, bibi”), y en ocasiones con sorpresa e incredulidad al conocer su edad (en Zanzibar, la esperanza media de vida… son 62 años en mujeres y 58 en hombres).

Y es que como en muchos países africanos, si no en todos, se respeta enormemente a la gente mayor. Chapeau!.

Las opciones de alojamientos, meditadas y al margen de grandes y caros hoteles, nos han parecido un acierto pleno, destacando un precioso y pequeño hotel con encanto en Jambiani y una sorprendente y exquisita casa ("La Villa de Victor") en Kigomani, de los que luego hablaré.



La zona de bosques, verdes y frondosos, no la visitamos para ahorrar esfuerzos de “caminar” demasiado.

Salvo en el norte (Kendwa y Nungwi, masificadas), curiosamente no hemos visto un Zanzibar demasiado turístico, al menos no tanto como se podía pensar: ni por la fecha (navidades, supuesta temporada alta: hoteles con 100% ocupación) ni por el injusto sello de "destino de luna de miel" o “de parejitas”, con el que a veces se tilda despectivamente algunos lugares en el mundo, cuando en realidad es la forma de aproximarte a esos destinos increíbles e impactantes –etiquetados "top" por algunos- lo que va a determinar el alcance final de la experiencia personal de cada viajero.

Lo digo con conocimiento (Fiji, Maldivas, Seychelles, Cook Islands, Polinesia Francesa, Fernando de Noronha en Brasil, Los Roques en Venezuela, Belice, San Andrés/Providencia en Colombia, Nosy Be en Madagascar, Perhentian en Malasia, Filipinas, etc..): para quienes nos gusta "darle a todo", hay maneras alternativas y complementarias de conocer este tipo de destinos (a veces aún más minoritarios de lo que se piensa), consiguiendo llevarte sensaciones enriquecedoras más allá del esperado relax, para mí siempre insuficiente.

Y el Zanzibar que he visto está en esa Liga de Honor... aunque es cierto que en la mitad de la tabla… por algunos ligeros “contras” que iré comentando, como la gastronomía o el snorkel… reclamos algo cuestionables... o servicios  “bien cobrados” pero que no están a la altura… en términos de calidad/precio pese a ser África. This is Zanzibar. Me ha encantado pero también hay que decirlo: solo lo paradisíaco no vale...

Mi enfoque era claro y posibilista: mantenerme alejado de resorts y vivir -en lo posible- una experiencia más auténtica y diferente, saltándome los safaris en Tanzania o Kenia, y montando algo más “adaptado” al equipo: 4 dias con base de operaciones en Jambiani (sudeste), 3 en Kigomani (nordeste) y 3 en Kendwa (norte). Siempre en régimen de solo alojamiento y desayuno.

Con cierta planificación previa (para evitar sorpresas en precios, en traslados o en logísticas), desde Jambiani visitamos el icónico restaurante The Rock, algunas islas del sur y un fascinante Stone Town, el seductor casco viejo de Zanzíbar Town, lleno de tiendas y bazares entre serpenteantes callejuelas, y que es Patrimonio de la Humanidad desde el 2.000 al ser una de las ciudades más importantes de la cultura swahili, aunque dejó de recibir fondos de la UNESCO por pasividad y corrupción con los mismos.

Fue una experiencia única que pudimos vivir en 2 días diferentes, pateándolo convenientemente y visitando la casa donde nació Freddy Mercury. Desde allí también fuimos a ver Prison island donde había tortugas de casi 200 años.

Os presentaré Unguja, una isla amable y segura dentro de Zanzibar y a menos de 40 km de la Tanzania continental, con unos 80 km de largo y 20-30 de ancho.

Estado autónomo de Tanzania, Zanzibar es en realidad un archipiélago de varias islas entre las que destacan tres: Unguja (la principal, donde estuvimos), Pemba (al norte, más pequeña y menos accesible pero igual de precio por su menor oferta hotelera) y Mafia (más al sur, poco turística. Pintaza).

He hablado con bastante gente local, por lo que tengo cosas que contar. Y me ha sucedido que, parte de lo leído sobre Zanzibar antes de ir, ha quedado algo por debajo de la expectativa pero otras cosas la han superado con creces, con lo cual el resultado ha quedado compensado y la nota final es “muy alta”, dados los objetivos que buscábamos en este viaje familiar, cuya vocación era ser “especial”.

La experiencia humanitaria fue como siempre emocionante y muy intensa, pero diría que algo distinta a otras vividas en otros países. Luego lo explicaré…


Mis otras tres “compañeras” de viaje han sido en esta ocasión, la GoPro Hero 5 Black, una nueva y fantástica Panasonic Lumix DMC-LX15 y un resolutivo iPhone XR. En la foto inferior derecha, y gracias a la localización GPS grabada en las instantáneas sacadas con las tres cámaras, es posible ver con exactitud en qué puntos de la isla estuvimos.
Esto lo puedes hacer agrupando todas las fotos en un mismo móvil que posibilite esta vista o, desde el ordenador, con herramientas como la antigua Picasa. Es muy útil y práctico para identificar lugares precisos y tener una mejor visión de un viaje.


Dejo -como siempre- un video en HD, esta vez con música de Dorian, donde se palpa mejor el espíritu de este destino tan interesante como recomendable.
https://youtu.be/Kv5sPuii3To

Tengo aún mucho que contar...

TALLINN (ESTONIA) & AMSTERDAM 2018 september

Tallin tenía muy buena pinta y debo decir que ha sido todo un acierto: sorprendente, genuina y recomendable... fuera del crudo invierno.

Esta ciudad báltica de más de 700 años, capital de Estonia, es muy cosmopolita pero tiene un profundo corazón medieval que ofrece una arquitectura sorprendente con un estilo más tradicional que contemporáneo. Y es que mantiene casi intacto su pasado. 
Una herencia de lo viejo que combina armónicamente con lo nuevo, con autenticidad suficiente. 

Menos "colonizada" que ciudades como Praga, Viena o Dubrovnic...aún estás hoy a tiempo de viajar al pasado en Europa sin formar parte de hordas de turistas.

Y es que Tallín -pronúnciese "Tálin"- es surrealista, con un "casco viejo" (Patrimonio de la Humanidad desde 1.997) muy bien restaurado, donde las calles empedradas, los pasadizos, los patios privados y públicos, las sólidas murallas, las casas medievales con sus puntiagudos tejados y coloridas fachadas, te trasladan a otra época, en un ambiente tranquilo y relajado, poco ruidoso y muy agradable de recorrer.
Es como un cuento hadas, o de vikingos o de señores feudales... una mezcla.  En cualquier caso, un decorado limpio, cuidado y ordenado para recorrer con calma y sin rumbo.

Al regreso, un día entero en Amsterdam. Tercera vez. Una gozada.

IRAN 2018 march

Decidí viajar en solitario a Irán. Ha sido una sorpresa inmensa, una verdadera delicia y un subidón. Un viaje de admiración y de aventura, sin comparación posible con ningún otro destino anterior. Irán tiene una cara oculta y es sencillamente espectacular. Tensiones geopolíticas al margen, Irán es otro mundo.

Hablar (muy) bien y recomendar Irán, casualidad, en pleno conflicto diplomático no parecería sencillo pero me va a ser fácil. La antigua Persia, muy lejos de ser un país peligroso para quienes la visitan, es justamente el polo opuesto a lo que la mayoría de la gente, que no lo conoce, piensa.
Con 50 países a mi espalda, he vivido muy intensamente una nueva experiencia viajera y como siempre contaré mis impresiones sinceras.

Hay que diferenciar con mucha claridad a los líderes religiosos de Irán, desafiantes e inquietantes, que incluso presionan al propio ejecutivo iraní (más moderado), de la realidad social y ansias de libertad que se respira en este maravilloso país, donde no ves terrorismo, eres muy bien recibido y está plagado de impactantes atractivos para un viajero.

No cambiará mi argumentario el reciente movimiento unilateral de EEUU, saliendo del Acuerdo de 2015 con Irán, que parece más orientado al equilibrio regional en Oriente Medio que a la capacidad nuclear de Irán, que sigue estando supervisada.
Y es que a los grandes aliados regionales de EEUU (Israel y Arabia Saudí) les preocupa mucho la expansión iraní y su afianzamiento en países fronterizos como Siria y Yemen. Luego trataré de explicar por qué estamos donde estamos...

Hay una total unanimidad y coincidencia, muy llamativa, en todas las experiencias relatadas por los viajeros que visitan Irán, acreditando un país muy estable y con una seguridad y tranquilidad increíblemente pasmosas. Salvo en Bagan (Myanmar), Borobudur (Java) y algún otro como Japón, no recuerdo haber sentido la paz (espiritual) que he vivido en Irán.

El rápido crecimiento del turismo en Irán (lo comentaré después) casi obliga a viajeros curiosos o en busca de horizontes diferentes, a visitar este extraordinario país antes de que pueda ser algo tarde y se pueda poner más de moda... a pesar de ese permanente “suspense” por un posible conflicto bélico o diplomático.

¿No te fías?. ¿Exagero?. La verdad es que el panorama político internacional sí podría condicionar algo esta afirmación...aunque no tanto. Tengo confianza en un final feliz para Irán, en poco tiempo: nada es lo que parece.

Nunca había hecho un viaje de este tipo. Particularmente, y por segunda vez tras Benín, Irán me ha despertado un nuevo interés por conocer más allá de la primera capa de un país. He sido mi propio guía, leyendo antes y aprendiendo durante, en un apasionante viaje por el tiempo.

Dejo un vídeo del viaje
https://youtu.be/BzMtmM1gc-U

Y continúo con el post...

BENIN 2017 december

Era más que una corazonada. Quería algo diferente: un viaje de sensaciones y de sentimientos. Me emocionaba poder regresar estas navidades al África negra para hacer una ruta en 4x4 de 13 días, que nos ha parecido un mes, por uno de los países más auténticos del Golfo de Guinea.

El África poco turística tiene un plus brutal y una atracción inusual y adictiva para el viajero. Y Benin tiene algo único y diferencial: está muy anclado en el tiempo, tiene muchos contrastes y aspectos por conocer. Es seguro y aún muy virgen
Definitivamente me ha parecido, en el buen sentido, un viaje estremecedor.

Joan Riera, antropólogo, africanista y especialista en sociedades tradicionales nos preparó este viaje a través de Temps D'Oci, como ya nos hizo con el de Camerún en dic. 2015. La flexibilidad nos ha permitido cambiar algunas cosas del plan previsto inicialmente, improvisar y sacar chispas sobre el terreno, gracias a un magnífico guía local (Oumar), del que luego hablaré.


Un viaje por el África negra más auténtica y que ha sido, como en los que hice a Myanmar, Camerún, Mozambique y Madagascar, una magnífica experiencia solidaria: llevé dos enormes maletas con ropa, zapatos y juguetes para su reparto directo, momentos siempre impactantes y muy emocionantes

Ha sido además el primer viaje que hago con mi hija solos. Una nueva etapa en mi vida que ha comenzado –quizás de manera premonitoria- con el que creo ha podido ser el viaje más estimulante que he realizado, y son ya 50 países...

Puedes ver dos vídeos de mi viaje, con música de la beninesa Angelique Kidjo:

1- DE SUR A NORTE
2- DE NORTE A SUR

Pero aún me queda mucho por contar...

(intro) HONG KONG, NEW ZEALAND & COOK ISLANDS 2017 june


Con una merecidísima fama, NZ supera las mayores expectativas imaginables. Y, lo mejor, lo hace con una holgura insólita, contando además con una profunda cultura de vino muy sorprendente: unos caldos blancos excepcionales que, en mi caso, ha supuesto un verdadero plus.

NZ quizás sea uno de los países con los paisajes más imponentes e intactos del mundo, y con una colección de sitios que son difíciles de clasificar.

Si tienes pensado visitar NZ, leerás en muchos sitios que es necesario un mes o más, o al menos 3 semanas. Demostrar, como me imaginaba, que 2 semanas podían ser "suficientes", ha sido un reto. 

Y es que solo disponía de 3 semanas en total. Concentrarlas en NZ a priori era la intención pero, tras una pensada con calma, al final preferí aprovechar dos escalas y así dejar 2 días para Hong Kong y 6 para Cook Islands, por lo que me quedé en "solo" dos semanas para NZ (1 semana en cada isla, en coche, casi 2.400 km. recorridos).

Aunque -siendo realistas- me ha parecido suficiente, por supuesto que en NZ me he dejado muchas cosas interesantes, muchísimas…en las dos islas. Pero me conformo: ha sido un viaje largo y, hasta el "descanso" en Cook, hemos tenido mucha intensidad diaria...y también un nivel de gasto interesante...

Unos lugares, porque "había que elegir" (no estaban en la ruta planificada), otros conscientemente descartados porque ya habíamos visto cosas similares en Australia y en otros países, y otros también por no repetir experiencias parecidas dentro de la propia NZ (hay un riesgo lógico).


No ver la preciosa zona norte en la isla Norte de NZ (desde Bay of Islands hasta Coromandel,...) me dio bastante pena, pero me esperaba el atolón de Aitutaki en Cook, que fácil puede haber sido el lugar más paradisíaco que he conocido, en "dura pugna" con Nosy Iranja, como se puede comprobar en el post de Madagascar.


Y Hong Kong me encantó. Moderna y tradicional, the best of both worlds. Y un día y medio a tope fue suficiente para conocerlo. Verás en el post de HK que se trata de un destino muy interesante y recomendable, como ya lo fue Singapur o Kuala Lumpur...

Aunque es anecdótico, solo por haber sido muy "práctico", es la primera vez que damos la vuelta al mundo: una oferta de precio increíble e imbatible con Air New Zealand (IDA: Londres LHR- Hong Kong – Auckland – Queenstown.  VUELTA: Auckland - Rarotonga - Los Angeles - Londres LHR) posibilitaba hacer estancias libres en las escalas previstas en la ruta. 

Es decir, pude haber pasado algunos días en L.A., pero no estaba motivado. Sí que lo hicimos en Hong Kong (además el billete de avión incluso se abarató casi 100 eur por hacer una noche allí) y en Rarotonga (Cook Islands). 

Un Bio-Lon LHR-Bio con British Airways, que pude pagar con "avios", complementó una jugada perfecta, sin cambio de aeropuerto. Pero el regalo inesperado es que, además, el vuelo de Auckland a Rarotonga (3,5h.) me permitió “ganar” casi un día entero por la diferencia horaria. Increíble y genial.

Poder hacer un “3 en 1” de estas características: una capital china, un derroche de todo como NZ y unos días de relax, suficientes, en uno de los lugares más bonitos y remotos del mundo era a priori, y lo ha sido, uno de esos  “grandes viajes” que –durante muchos años en mente- me ha parecido una auténtica pasada y ha puesto a prueba de nuevo mi capacidad de sorpresa.  

VIDEOS DEL VIAJE:

HONG KONG:
https://youtu.be/XR_Md3Z9H68
NZ - ISLA SUR:
https://youtu.be/h26rZ6zHcsY
NZ - ISLA NORTE:
https://youtu.be/X7g6KUywK6A
COOK ISLANDS:
https://youtu.be/LH2_xjcDF-Q

Sin remedio, estructuraré el relato de este viaje en tres posts diferenciados, por lo que dejo los tres links al final (HK, NZ y Cook)
Pero antes es necesaria una introducción general. 

HONG KONG 2017 june

Moderna y futurista, bañada por el mar de la China Meridional y bajo dominio británico desde 1.841 hasta 1.997 que pasó a China, es en la Isla de HK donde se notaba más la influencia europea, aunque la mezcla entre la cultura china y Occidente era permanente. Un país, dos sistemas.

Hay mucha información en internet sobre qué ver en HK en uno o dos días, y además muy coincidente. Perfecto. Llegábamos a las 12 del mediodía y nos íbamos a las 7pm del día siguiente. Suficiente.

Jet-lag curioso. Tras casi 11h. de vuelo desde Londres, en HK eran 6h más. Mucho calor y humedad: entre 28 y 33 grados. Para una visita express, todo fue bastante sencillo y compensó con muchas creces la escala.
Me gustan mucho las ciudades asiáticas, aunque sin abusar (conozco Yogyakarta, Hanoi, Ho Chi Min, Kuala Lumpur, Singapur, Tokio, Rangún, Galle, Kandy, ...). Y era consciente de que HK es una de las “grandes capitales del mundo”, con más de 7 mill. de hab.!!!


Dejo un video de este viaje
HONG KONG:
https://youtu.be/XR_Md3Z9H68

Y continúo con la experiencia...

NEW ZEALAND 2017 june


NZ es objetivamente uno de los países más bonitos y espectaculares del mundo, con una enorme diversidad en tan poca extensión: glaciares, bosques tropicales, lagos impresionantes, fiordos, volcanes, zonas geotermales, playas desiertas y salvajes (aunque también playas preciosas en el norte, que no visitamos), ...un viaje desde luego caro. Bastante. Hemos tocado techo de gasto...y también de cantidad de fotos y vídeos.

Viajar en “su” invierno (qué remedio!) ha tenido un atractivo adicional y ha hecho el viaje diferente. A 2.200 km. de Australia, muy abrigados y preparados para muy bajas temperaturas a pesar del sol. Es un clima muy engañoso: cambia varias veces en el mismo día y no hay que fiarse de las previsiones (o consultarlas muy a menudo). Comprobado.

Para preparar con mucha antelación y a fuego lento, es una excelente “inversión viajera”, escogiendo con calma los destinos en función de experiencias acumuladas y gustos, fiándote de testimonios de viajeros cuyos consejos y relatos parecían tener mejor pinta...intentando así personalizar un "the best of".

Pese a ello debo decir que no me fue realmente muy complicado decidir la ruta: descartando algunas cosas, priorizando y poniendo foco en lo más interesante, diferenciando lo imprescindible de lo importante y aquí, la subjetividad también manda. Más aún cuando puedes viajar por libre y eres tú mismo quien se organiza el plan en función de días y presupuesto. Una gozada, como siempre.

En NZ el viaje estuvo plagado a diario de incesantes momentos desafiantes y culminantes: esto es más de lo que uno puede pedir en un país que no es nada barato y en el que nos hemos gastado solo un poco más de lo ya esperado. 



Un país que sabe, como ningún otro, explotar turísticamente sus impresionantes recursos (saben poner “todo” en valor, y  lo hacen bien!), lo que apasiona y no defrauda en ningún momento. 

Dejo dos videos de este fantástico viaje:

NZ - ISLA SUR:
https://youtu.be/h26rZ6zHcsY
NZ - ISLA NORTE:
https://youtu.be/X7g6KUywK6A

Y sigo contando...

COOK ISLANDS 2017 july


Archipiélago formado por unas 15 islas en medio del remoto triángulo polinesio del Pacífico sur. Se habla el maorí en todas ellas, y existen bastantes dialectos. Es un país en libre asociación con NZ desde 1.965, quien se encarga de sus relaciones exteriores.

Un entorno privilegiado, en un ambiente totalmente “laid-back”. Encontrarlas en un mapa cuesta un poco…
Destino interesante "per se", sí diré que conviene pegarle algo antes y/o después. Por su aislamiento y precio, su encaje ideal sería el provocado por una escala natural de vuelo.

Si su capital e isla principal, Rarotonga, con 32 km de costa, es muy bonita (con montañas y una vegetación increíble), virgen y poco poblada, la bomba fue atrevernos a ir 4D-3N a Aitutaki, a 220 km y 40 min. en avioneta, considerada por muchos como la isla más bonita del Pacífico (con tanta “competidora”…) y una de las lagunas más espectaculares del mundo, en forma de triángulo y salpicada de motus (pequeñas islitas): creía haber visto cosas parecidas en otros viajes, pero he de decir que Aitutaki marca la diferencia.




Dejo un video de este impresionante destino.

COOK ISLANDS:

Y ahora cuento mi experiencia...

MEXICO DF, CHIAPAS, SOUTH YUCATAN 2016 december*

El haber visitado ya en 2005 Tikal, Chichicastenango y La Antigua (en Guatemala), Chichen Itzá, Tulum y Cobá (en Mexico) y en 2014 Xunantunich y Cahal Pech (en Belice) ayudó a una mejor interiorización de lo que se nos avecinaba en este viaje, prometedor y excitante.

Nos propusimos alquilar un coche y recorrer (en total) 1.800 km por Chiapas y el sur de Yucatán, con una primera noche obligada en Ciudad de Mexico y dos vuelos internos (DF-Tuxtla y Chetumal-DF).

13 días que nos han dejado un excelente sabor de boca, no solo por lo gastronómico (excelentes tamales, tacos de todo tipo, guacamoles con totopos, y salsas de picosas a "muy" picosas) y los sorprendentes vinos mexicanos de Baja California, sino porque al final ha resultado ser un fascinante "viaje por el tiempo".


Dos partes MUY diferenciadas: 7 días de naturaleza casi mística (pueblos y cultura indígena, y ruinas mayas) acompañados de 6 últimos días en la zona de Bacalar y frontera con la ya visitada Belice, lejos del turismo de masas de Riviera Maya, que ya conocíamos de 2005.

Estábamos avisados de que no había problemas de seguridad en los lugares a visitar tanto en Chiapas (pudimos ver varios carteles, en ruta, con "Chiapas, el Estado más seguro de Mexico") como en el sur de Quintana Roo, donde realmente había poco turista.  Una gozada (era el objetivo!).

Chiapas, uno de los estados más pobres y, dicen, con mayor amor propio de Mexico ha resultado ser una zona cautivadora, llena de colores, sabores y contrastes. Solo ensombrecida en parte debido a las tediosas carreteras y sus "topes" (badenes). 


De verdad que quien no haya estado allí o tenga pensado visitar Chiapas en coche, deberá tener muy presente que las velocidades medias por carretera no superan los 30 km/h debido a malas carreteras e insufribles y numerosos "topes" (varios antes y después de cada pueblo, y también -lo peor- "en medio de la nada").

Tanto es así que -una vez visto el problema- nos obligó a modificar la ruta ya planificada del viaje y, en vez de pasar dos noches en Campeche, cancelar esas reservas e improvisar sobre la marcha una noche más en Palenque (en nochevieja) y otra en Mahahual (año nuevo). 

El viaje tuvo un delicioso final en la costa del Caribe, frontera con Belice, en rincones con poco turismo y por ello doblemente deliciosos.


Momentos para un recuerdo imborrable: San Juan Chamula y las ruinas mayas de Toniná, que consiguen impresionar. 

Como en cada viaje, he preparado un pequeño video.
https://youtu.be/-b0HRIiObGU

Y sigo contando...